PREJUICIOS

PREJUICIOS QUE TE QUIEREN FRENAR.

COMPARTIDO POR MANUEL PÉREZ CERÓN.
La gente, en ocasiones, tienen prejuicios en cuanto a tu persona, piensan de ti de acuerdo a sus ideas , pero no te conocen realmente como Dios te conoce.

Cuando Jesús se encontraba en su ministerio público, fue a visitar su ciudad natal, Nazaret, y dice la biblia que: “hizo sólo unos pocos milagros allí debido a la incredulidad de ellos” (Mt. 13:58). Éste proble

ma surgió porque en su ciudad no podían verlo con fe genuina, el hecho de haberlo conocido desde pequeño les produjo un menosprecio hacia su persona. Por eso no se manifestaron muchos milagros, sin embargo, hubo algunos milagros, eso nos dice que solo aquellos que no tienen prejuicios y no cierran su mente y corazón al obrar de Dios, pueden recibir bendiciones, no importando a quién Dios utilice.

Cuando podemos reconocer que alguien tiene algo especial de Dios, no debemos interponer ningún prejuicio, la unción tiene algo especial que no se puede imitar con gritos, ni pantomimas de ningún tipo, cuando alguien tiene de Dios se manifestará genuinamente y no debemos cerrar el corazón.

Todo lo que hay en nosotros, los dones, la capacidad y unción, se manifestará de distintas formas, y muchas, muchas veces te encontrarás con personas que no querrán recibirla, se enojarán contigo por envidia y te menospreciarán porque reconocen que algo grande hay en ti. Y ellos al intentar sentirse superiores, te despreciarán.

Parece ser que estas actitudes se ven más claramente entre quienes nos conocieron desde hace tiempo, o tienen algún tipo de relación cercana. Jesús, como profeta, lo resumió así: «Un profeta recibe honra en todas partes menos en su propio pueblo y entre su propia familia» (Mt. 13:57 NTV)

Las personas en ocasiones tienen prejuicios en cuanto a tu persona, piensan de ti de acuerdo a sus ideas e imaginación preconcebidas, pero no te conocen realmente como Dios te conoce. Su trato hacia ti puede llegar a condicionarte si no estás bien firme en tu visión y convicción acerca de quien eres. Ellos generalmente te hablan y te hacen sentir lo que ellos creen de ti. Su forma de actuar te quiere adaptar a su idea, pero cuando eso sucede, es porque ellos se sienten limitados en sus propias capacidades. No pueden concebir que alguien que se encuentra “cerca de ellos” o “hablando con ellos” pueda llegar a lograr cosas grandiosas.

No permitas que nadie te catalogué, te encuadre en un molde acerca de tu personalidad o capacidad. Es muy probable que te toque tratar con gente que no comprenderá tu potencial ni talentos. Los que pueden verlo, serán solo un pequeño puñado, en algunos ocasiones, tal vez sea una, o ninguna persona.

Nadie que no tenga fe podrá contagiarte fe. Nadie sin visión te podrá contagiar ser visionario, nadie sin espíritu emprendedor te podrá empujar a alcanzar más. Corre tu visión del árbol y mira el bosque. En estos tiempos aprendí algo mirando una semilla. Una semilla no es un árbol, ni un bosque, es más que eso, una semilla son infinitas posibilidades. Una semilla no tiene fin. Pero también me di cuenta que las semillas pueden quedar en semillas, e incluso morir y no dar jamás fruto. Tu vida es una semilla, dala y siémbrala. Cree que se puede, cree que es posible, cree que se te abrirán puertas, cree por mucho más, se excelente, haz lo mejor que puedas, capacítate y aférrate al Señor porque Él te dará la salida a cada problema y te guiará, paso a paso, por el camino que debes andar.

¿Cuál es tu sueño mayor? Tal vez esta sea la parte más difícil para algunos, pero no imposible. A su tiempo la luz llegará.

Puedes llegar a más de lo que te imaginas. Por eso todo depende de lo que crees y piensas acerca de ti, de que formas consideras las circunstancias que te rodean. Hay una frase dicha por Jesús, desafiante y esperanzadora: “Si puedes creer, al que cree todo le es posible”.

Parece simple, pero a esta fe y pensamiento se le interponen una montaña de prejuicios y paradigmas que nos limitan, sobre todo, de la gente que nos rodea. Pero nada de lo que diga, cualquiera sea esa persona, puede cambiar lo que el más grande de todos dice de ti.

“Con el auxilio de Dios haremos cosas poderosas, pues él pisoteará a nuestros enemigos”. Salmo 60:12 (NTV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: